La buena educación

Una tarde mas tendidos cada uno en un sofá con un calor insoportable de un verano mas insoportable, tenían que quedarse en casa debido a causas económicas, toda la tarde viajando por el mundo en aviones diferentes.

Hasta que por fin él dice, ¿vienes a dar un paseo?

-Si espérame.

Un paseo hablando de banalidades, cuando llegan a casa hablan sobre su hija que hará en el futuro. Se oye una llave en el cerrojo, entra con gesto huraño, mientras cenan la madre le dice, supongo que cuando te vayas a vivir con él avisaras con un día de antelación, ella no pudo evitar una sonrisa de oreja a oreja. Sobraron las palabra, él y ella se miraron y mas tardes se preguntaron ¿que será de nosotros.?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La buena educación

  1. paloma dijo:

    Siempre hace falta un periodo de adaptación. Cuando ella se vaya será lo que ellos quieran. En estos dias alguien me decia que practicaba la filosofia de la “aceptación”. Eso quiere decir, lo que está en mi mano y no me gusta lo modifico, lo que no depende de mi, lo acepto y asumo.

    Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s